La Bicicleta Eléctrica

Las bicicletas eléctricas son como cualquier otra bicicleta, pero con un motor eléctrico que ayuda al ciclista a pedalear sin esfuerzo. La energía que consume el motor eléctrico procede de una pequeña batería que puede cargarse con un cargador normal y corriente eléctrica. La autonomía de las bicicletas eléctricas oscila entre los 30 y los 75 km.

Las bicicletas eléctricas se utilizan sobre todo en las ciudades, que son completamente planas a los ojos del ciclista porque no se necesita ningún esfuerzo para superar las pendientes. Con estas bicicletas, te ahorrarás los atascos de la ciudad y evitarás las molestias de aparcar los coches.

Otra ventaja muy favorable de las bicicletas eléctricas es su bajo consumo de energía y, por tanto, su escaso impacto en el medio ambiente; no emiten ningún tipo de contaminación acústica ni de gases.

La mayoría de las bicicletas eléctricas necesitan ser pedaleadas para activar el motor eléctrico. En cuanto empiezas a aplicar fuerza sobre los pedales, el motor se activa y evita que tengas que aplicar más fuerza para avanzar.

OTRAS NOTICIAS